Tengo una idea para un negocio ¿y ahora qué?

Dikirimkan pada - Kali Terakhir Diubah Suai pada

El que dice que quien tiene una idea tiene un tesoro, tiene un riesgo  de equivocación altísimo ante tal afirmación. Para que no se malinterpreten mis palabras, lo que estoy intentando explicar es que la idea tan solo es el primer paso de un larguísimo recorrido, en donde la idea suele ser muchas veces el paso más fácil de dar. Convertir una idea en un negocio rentable es una empresa titánica, al alcance de muy pocos valientes, tozudos y conocedores del emprendimiento. Digo “conocedores” porqué son pocos los que saben dar los pasos correctos hasta convertir una idea en un negocio, saltándose varias pautas cruciales para que luego el camino iniciado empiece en la buena dirección. En muchos de los casos las empresas empiezan en la dirección equivocada al haberse saltado pasos previos cruciales para poder llevar esa idea a un negocio realmente rentable. Veamos cuáles son estos pasos: >  Generación de ideas: ya tenemos la idea, perfecto. No penséis que con tener la idea ya basta. A veces lo que nos parece una gran idea puede ser absurdo para el resto de la gente o empresas, quiénes a la postre serían nuestros clientes. No tengáis miedo a explicar la idea y contrastarla a cuanta más gente mejor. Seguro que recibiréis grandes inputs que os ayudarán a mejorar el valor añadido de vuestra idea. >  Análisis económico previo: es una idea rentable? A veces no hace falta hacer grandes análisis económicos para saberlo. Pocas ideas lo son, y un pequeño análisis nos lo puede indicar. >  Análisis económico formal: Si crees que el producto puede ser rentable, debes preguntarte estos: Tendrás capacidad para financiarlo? Cuál es el tamaño del mercado? Cuáles son los costes exactos de fabricación?... Todo esto, debe quedar volcado en un buen análisis financiero. >  Desarrollo del producto: desarrollamos una demo, un prototipo, lo que sea… No te pierdes en detalles estéticos, si funciona ya tendremos tiempo de darle forma al producto/servicio para hacerlo atractivo. >  Prueba del producto: son las pruebas internas que debes hacer a tu producto. Pruébalo y pruébalo hasta la extenuación. Porqué te funcione bien una o dos veces no quiere decir que sea infalible y todo salga bien cuando lo tenga un cliente. >  Prueba del mercado: este paso es el que más gente/empresas se suelen saltar. Hay clientes que pueden ser tus mejores aliados si les dejas hacer una prueba, pues además de darte sus sabias críticas, se pueden convertir en tus mejores prescriptores si los has convencido. No te saltes nunca este paso, pues como hemos dicho, el producto es para el cliente, no para ti, y su opinión es lo más importante. >  Comercialización: listos. Habiendo hecho todos los pasos, falta el más difícil, venderlo. Recuerda que un producto no es un producto hasta que no lo has vendido. Que tu idea pase a ser un producto dependerá de mil cosas, pero seguro que si has hecho todos los pasos previos, tus probabilidades de éxito aumentan muchísimo, y las ventas llegarán. No quisiera terminar este blog sin explicaros que tras varias experiencias propias emprendedoras, y otras de compañeros a las que he asistido desde primera fila, el resultado final de ellas estaba directamente ligado a haber hecho los pasos mencionados de forma correcta. Otras veces estos pasos  me han servido para descartar ideas que al principio parecían buenísimas, pero que tras analizarlas bien, no tenían salida. Recordar siempre que la idea es importante, pero su ejecución lo es todavía más.

Langgan Sekarang Untuk Maklumat Terkini

Ikuti perkembangan terkini dengan artikel terbaik di Komuniti Freelancer. Langgan sekarang untuk kandungan Reka Bentuk, Pembangunan, dan Pekerjaan Bebas terbaik setiap minggu.

Artikel Seterusnya

Los puestos más difíciles de cubrir en el 2012